.

Cenizas de Amor

En la Vida todo tiene espacio, tiempo y lugar.

Importancia de un lugar cercano

 

Tener a nuestro Ser Querido en un espacio armonioso que brinde paz y tranquilidad y que además sea cercano y accesible como Camposanto Santa Ana, ofrece a la familia, amigos o personas cercanas un lugar conmemorativo apropiado para visitarle siempre y sobretodo en fechas especiales, además que proporciona un mejor comportamiento social en estas difíciles situaciones.

Urnas Biodegradables

 

Camposanto Santa Ana ha creado una nueva alternativa en lo referente al servicio de inhumación, para que las cenizas de nuestro Ser Querido sean depositadas en una URNA BIODEGRADABLE, urnas que son 100% hechas con materiales orgánicos, minerales y aglutinantes vegetales.

La URNA BIODEGRADABLE se reintegra a la naturaleza conjuntamente con las cenizas del Ser Querido que se desintegran por medio de la humedad del suelo, el material se descompone y se genera una especie de barro que se irá integrando con el sustrato original.

No ocasiona ningún perjuicio al medio ambiente, con este sencillo pero comprometido gesto colaboramos de manera eficiente al mantenimiento de un mundo más sostenible y habitable para las generaciones futuras.

REFLEXIÓN: ¿Dónde debo depositar las cenizas de mi Ser Querido?

Las consecuencias emocionales de cualquier decisión que se tome sobre el destino de los restos de nuestros Seres Queridos, son directamente para los familiares y amigos, quienes vivirán los procesos de duelo.

Por ello es fundamental que se considere los sentimientos de cada uno de los miembros de la familia, ya que cada uno de ellos vivirá un duelo único y diferente; encontrar un lugar conciliador y neutral facilitará el vivir la partida de un Ser Querido, respetando

los rituales funerarios, lo que sin duda será transcendental en la vida de quienes lo conocieron.

Evitemos caer en la tentación de hacer santuarios en lugares familiares, sociales o públicos, ya que este tipo de simbolismos causan un vacío profundo y confusión a la hora de visitar o recordar a nuestros Seres Queridos, especialmente en fechas conmemorativas, lo que genera procesos de duelo largos, complejos y no resueltos.